La crisis griega: Una cronología para entender ¿qué sucede con Grecia?

Coat_of_arms_of_Greece.svg

 

La principal razón de la crisis griega recae en los desmedidos beneficios que brindó el gobierno a los sectores menos favorecidos de la sociedad. En este sentido, Grecia tenía políticas públicas muy generosas que no iban acorde a sus niveles fiscales. De acuerdo con diversos especialistas, el gobierno griego se comportaba como un Estado del Bienestar o Estado Benefactor, concepto según el cual el Estado provee servicios en cumplimiento de derechos sociales a la totalidad de los habitantes de un país.

A raíz de la crisis financiera en Estados Unidos, dos fenómenos ocurrieron: por un lado Grecia tomó políticas económicas contracíclicas, expandiendo el gasto fiscal lo que se tradujo en un incremento de su deuda pública; mientras que la crisis internacional encareció el precio para financiar la misma. Sin embargo, con la llegada el poder del gobierno del Pasok (2009), se puso al descubierto que durante las dos legislaturas del gobierno conservador de Karamanlís, se realizaron falsificaciones en los datos macroeconómicos de la contabilidad nacional. Mientras que el partido conservador aseguraba que el déficit fiscal era de 3.7%, el gobierno de Papandreu demostró que el déficit real era de 12.7% y la deuda representaba más del 160% de su PBI. Ante esto, la bolsa cayó de manera alarmante y las agencias calificadores de riesgo calificaron la deuda griega como junk bonds o bonos basura.

Consecuencia de lo anterior, Papandreu y su gabinete tomaron medidas de ajuste fiscal, entre las que resaltan: i) la disminución salarial en un 10% de los funcionarios públicos, ii) un recorte del 30% del salario navideño,  iii) un aumento de la edad de jubilación de 61 a 63 años, iv) aumento del IVA entre 0.5%-2.0% e v) impuesto a los hidrocarburos así como al tabaco y al alcohol. Por otro lado,  dado el mayor riesgo de la deuda helena, el gobierno decidió ascender la rentabilidad de los bonos hasta superar el 6%. Dichos recortes presupuestarios en la política fiscal respondieron además a las condiciones del préstamo del FMI y la presión del BCE y de la CE para que Grecia cumpliera el Pacto de Estabilidad; sin embargo, no fueron muy bien recibidas por la población, y los sindicatos decidieron convocar una huelga general que tuvo lugar el 11 de febrero de 2010. El 10 de mayo de 2010 frente a la inminente quiebra de Grecia la UE acordó dos medidas importantes: i) un préstamo de los países bilaterales de la zona euro por € 80,000 MM y otros € 30,000 MM de préstamos del FMI y ii) la puesta en marcha del Mecanismo Europeo de Estabilidad con una capacidad de 750 mil millones de euros

Grecia se convirtió así en el primer país europeo en solicitar ayuda externa debido al contagio financiero, siguiéndola Irlanda y Portugal. A pesar de los recortes presupuestarios la deuda continuó aumentando debido principalmente a que las medidas de austeridad provocaron una recesión,  con tasas de crecimiento negativas del PIB que hundieron la recaudación fiscal; además de las cada vez mayores partidas presupuestarias para el servicio de la deuda pública debido al aumento del interés que solicitaban los inversores para comprar deuda soberana griega.

Para evitar nuevamente la suspensión de pagos el gobierno griego se vio obligado a pedir un segundo rescate en el verano de 2011, lo que provocó tensiones con la Unión Europea y en el Fondo Monetario Internacional que se planteaban la posibilidad de abandonar al gobierno de Atenas para que se declare en quiebra. En línea con lo anterior, el gobierno de Papandreu se comprometió a aplicar un nuevo plan de ajuste ascendente a € 23,000 MM y a poner en marcha un plan de privatizaciones de €50,000 MM adicionales. A partir de septiembre de 2011 es cuando Grecia presiona para que la Unión Europea pague un segundo rescate. El nuevo plan de ajuste asociado a este segundo rescate se da a conocer el 21 de septiembre de 2011 y se toman las siguientes medidas: i) 30,000 funcionarios son mandados al despido o a la jubilación, ii) los jubilados menores de 55 años perderán un 40% del importe de sus pensiones, iii) reducción de los salarios públicos en un 15%, iv) impuesto a la propiedad inmobiliaria y finalmente, v) se le obligará a pagar impuestos a quienes cobren más de € 5,000 anuales. En este sentido, el segundo paquete de ayuda fue de € 130,000 MM para la economía griega, así como la condonación del 50% de la deuda para hacerla sostenible.

El 10 de abril de 2014 finalizó “oficialmente” la crisis financiera de Grecia ya que ese día el Estado heleno logró colocar € 3.000 MM entre inversiones extranjeros, a un plazo de 5 años al 4.95% de interés. No obstante, el país continúa enfrentado posibilidades de default pues las negociaciones con sus principales acreedores no llegan a buen puerto.

 

Fuente: EUROSTAT, El País, El Comercio

No hay comentarios

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.